lunes, 6 de junio de 2011

Delirios de una loca insegura.

Se apago la luz y el silencio me lleno; por fin pude distinguir en medio de tanta oscuridad lo que nunca quise ver.
Una flor se marchito y un canario no pió... las cosas habían cambiado.
Cuando algo se rompe por más que trates de remendarlo esta roto y en algún momento de la vida se volverá a partir. Como las relaciones humanas, una vez que rompiste el lazo es difícil y hasta quizás imposible arreglarlo.
A veces las palabras nos hieren pero cuando esas palabras provienen de alguien querido matan pero son esos momentos cuando tenemos que demostrarnos fuertes, seguros de nosotros mismos y si es necesario mandar todo al diablo.
Tenemos que saber quienes somos y no dejarnos llevar por lo que otros crean saber sobre nuestra identidad, una vez que tengamos eso en claro nuestras vidas serán más fáciles.
Solo hay que caminar firme, sonriendo y con la frente en alto, lo que el mundo diga es problema del mundo no de nosotros.

4 comentarios:

Ellen ♥ dijo...

Muy buena entrada, concuerdo totalmente con tu escrito, sobre todo con lo de la fragilidad de las relaciones humanas.
Un saludo :)

Karla dijo...

Me encantó!
Últimamente, muchas personas a mi alrededor están rompiendo con sus parejas y vienen a pedirme consejo, pero saben que siempre voy a decirles lo mismo. Hay que ser fuerte y mirar hacia adelante, aunque solo sea por la simple intención de joder al otro. Todo termina cuando uno se derrumba, no hay nada más.
Precioso texto!
Un besote:)!

Dear Prudence dijo...

Me hizo llorar!!!!!! Ay, Cande, Cande.

Seminare dijo...

Todo se puede solucionar! Todo se puede remendar, con esfuerzo y voluntad, claro está. Te sigo! Espero que te pases por el mío, un beso! :D

Publicar un comentario

 
Header image by sabrinaeras @ Flickr